avioneta - Pilotar una avioneta como actividad de despedida

Pilotar una avioneta como actividad de despedida

¿Te imaginas vivir la emoción de ponerte a los controles de una avioneta? Es una de las últimas ideas que se pueden encontrar para despedidas de soltero. Acompáñanos para ver más de cerca esta actividad, pilotar una avioneta, con la que darle un nuevo enfoque a la palabra despedida. Si sois de los que pensáis que en esto de las fiestas el cielo es el límite, esta idea os va a encantar, seguro.

Primera fase: instrucción

Evidentemente, si no has cogido nunca los mandos de una avioneta, no puedes esperarte a que te dejen pilotarla. Y no, no vale con que hayas jugado muchas horas con la consola porque no es lo mismo, aunque te hayas comprado un mando especial.

Por eso, lo primero que se hace en esta actividad es dar una clase teórica, donde un instructor te irá diciendo qué y cómo tienes que actuar en cada momento. Que sea teoría no quiere decir que no sea emocionante, sobre todo porque tienes que estar muy atento para el siguiente paso. Los nervios que sentirás durante el proceso son como los que notas cuando te apuntas a hacer puenting para despedidas y te empiezan a colocar el arnés. Sabes que vas a volar y lo estás deseando. Esta clase dura 20 minutos y es muy importante si quieres disfrutar de tu actividad de despedida.

Fase 2: el vuelo

Un piloto e instructor profesional te acompañará en todo momento mientras vuelas. La avioneta tiene dos compartimentos para seguir tu experiencia y garantizar la seguridad. Tendrás tu momento de gloria volando durante 20 minutos más, para que te sientas un piloto con todas las de la ley.

Surcarás el cielo y podrás ver a tus pies una escena increíble. Si eres amante de los deportes de aventura y las emociones fuertes, no puedes dejar pasar la oportunidad de probarlo. La sensación de volar siempre ha sido algo que fascina a todo el mundo, salvo a quienes tienen miedo, aunque eso es otra historia.

Ideal para regalar a ese amigo que se despide de su soltería

Un vuelo en avioneta es una forma totalmente nueva de celebrar despedidas de soltero. Podéis organizarlo todo para pilotar uno por uno, si sois un grupo reducido y tenéis tiempo suficiente. O sorprender a quien celebra su despedida, quedando para regalarle entre todos un viaje memorable. ¡Seguro que nunca ha llegado tan alto!

Para rematar, después de unos días quien voló recibirá un diploma conmemorativo que acredita que ha recibido su bautismo de vuelo. Un recuerdo imborrable de ese momento, con el que fardar aunque hayan pasado muchos años.

Hay un detalle que debéis tener en cuenta si pensáis volar todos. No pueden volar quienes tengan menos de 16 años, ya que la ley no lo permite. Es la edad mínima para disfrutar de un paseo a los mandos de una avioneta.

¿Te imaginas poder hacer esta actividad desde el aeropuerto de Sabadell. Puede ser el punto de partida perfecto para una fiesta de despedida absolutamente épica, ¿no te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *